Transferencias de pacientes y movilizaciones

Hacer transferencias de pacientes de forma correcta es importante para evitar úlceras por decúbito, miedo a caer y prevenir lesiones de las personas cuidadoras.

En muchas ocasiones, cuando hacemos tratamientos de fisioterapia a domicilio, nos encontramos con situaciones diversas, en las que las personas encargadas del cuidado de los enfermos, no tienen formación ni ninguna noción de cómo realizar transferencias de pacientes de forma correcta.

En este artículo queremos hacer una pequeña guía para aprender y hacer de forma correcta las diferentes movilizaciones que pueden necesitar nuestras personas a cargo.

Posiciones naturales

En primer lugar debemos conocer la nomenclatura de las diferentes posiciones en las que nos podemos encontrar.

  • Bipedestación o de pie.
  • Sedestación o sentados.
  • Decúbito supino o estirados boca arriba.
  • Decúbito prono o estirados boca abajo.
  • Decúbito lateral o estirados de lado.

Nociones básicas para el cuidador

Desde el punto de vista del cuidador de una persona enferma, lo más importante será cuidar su propio bienestar físico. Para ello, debemos tener mucha precaución con los movimientos y esfuerzos que hacemos.

Nunca haremos toda la fuerza con los brazos ni la espalda, lo que haremos será utilizar movimientos acompasados con todo el cuerpo para repartir la carga de trabajo.

En el siguiente enlace podéis ver diferentes técnicas de higiene postural según la posición y trabajo a realizar.

Higiene postural

Transferencias de pacientes en la cama

Cuando un familiar o persona a nuestro cuidado se encuentra encamada por cualquier patología, si esta limita el movimiento, debemos realizar cambios posturales de forma regular.

Por norma general, deberíamos hacer un cambio postural cada dos horas como máximo.

El motivo de los cambios posturales es para evitar la aparición de úlceras por decúbito y reducir las otras consecuencias derivadas de la limitación de movimiento.

Los cambios posturales en cama a veces pueden estar limitados por la patología que presente el paciente.

Por norma general, los cambios a realizar serán de decúbito lateral y decúbito supino.

Intentaremos intercalar las posiciones como por ejemplo, decúbito lateral derecho, decúbito supino y decúbito lateral izquierdo…

De decúbito supino a lateral

Si nos encontramos con un paciente en cama en decúbito supino y queremos pasar a lateral, tanto de un lado como del otro, seguiremos los siguientes pasos.

  • Nos colocamos en el lateral de la cama hacia donde queremos mover al paciente.
  • Cogemos la pierna que quedará arriba y la cruzamos sobre la otra.
  • Ponemos una mano a la altura de su espalda-hombro y la otra a la altura de su cadera.
  • Haremos una tracción hacia nosotros hasta ponerlo de lado.
  • Doblaremos su pierna superior y colocaremos un cojín a la altura de la rodilla y otro en el pie.
  • El brazo superior quedará estirado o flexionado con la mano a la altura de la cabeza y colocaremos un cojín debajo.
  • La mano que queda debajo quedará de manera que no reciba presión.
  • El cojín de la cabeza deberá tener la misma altura que la que tiene su espalda, de forma que quede perfectamente alineada la cabeza con la columna vertebral.

De decúbito lateral a supino

Si nos encontramos con un paciente en cama en decúbito lateral y queremos pasar a supino, seguiremos los siguientes pasos.

  • Colocaremos su pierna superior estirada y a la altura de la inferior.
  • Nos situaremos en el lado de la cama de forma que quedemos detrás del paciente.
  • Colocaremos una mano a la altura del hombro y la otra en su cadera.
  • Realizaremos una ligera tracción hacia nosotros hasta conseguir el cambio postural.
  • Una vez en decúbito supino, flexionaremos ligeramente sus rodillas y pondremos un cojín debajo.
  • Si tiene úlceras en los talones podemos colocar otro cojín a la altura necesaria para que los talones queden libres y no reciban presión.
  • Opcionalmente podemos poner dos cojines en las manos para que reposen sobre ellos.

De decúbito a sedestación

Para pasar un paciente de la posición estirado en la cama a sentarlo en ella seguiremos los siguientes pasos.

  • En primer lugar haremos los pasos necesarios para colocarlo en decúbito lateral.
  • Quitaremos todos los cojines que habíamos puesto para protegerlo de presiones.
  • Nos pondremos en un lado de la cama por delante del paciente.
  • Intentamos acercarlo, lo máximo posible, al borde de la cama.
  • Colocamos una de nuestras manos detrás de sus rodillas y la otra a la altura de la cabeza u hombros.
  • Haremos un movimiento rítmico que consistirá en dejar caer sus piernas mientras elevamos su cuerpo desde los hombros.  De forma que el paciente haga como un balancín y casi sin hacer esfuerzo quedará sentado en la cama.

Transferencias de pacientes en sedestación

Esta situación se dará para pasar de la cama a la silla, de la silla al sofá… La técnica a utilizar será la misma, seguiremos los siguientes pasos.

  • En primer lugar colocaremos la silla o el sofá en el que queremos sentarlo de forma que quede en un lado a 90º da igual si izquierdo o derecho, pero no en paralelo ni delante del otro.
  • Adelantaremos al paciente hasta que los pies toquen el suelo.
  • Colocaremos sus pies lo más atrás posible.
  • Nos pondremos delante, un pie quedará mirando al paciente y el otro mirará hacia el lugar donde queremos pasarlo.
  • Flexionaremos ligeramente el cuerpo y pondremos nuestras manos en sus axilas.
  • Simplemente, llevando nuestro cuerpo hacia atrás y haciendo un poco de esfuerzo con los brazos conseguiremos levantarlo.
  • Una vez levantado solo debemos hacer un ligero giro para alcanzar el lugar donde quedará sentado.

Si el paciente tiene muchos problemas para aguantarse de pie, podemos poner nuestras rodillas contra las suyas para bloquear las piernas que no flaqueen al ponerlo del pie.

Si el paciente es muy pesado quizás necesitamos la ayuda de una segunda persona para hacer este tipo de transferencia.

Transferencias de pacientes de sedestación a decúbito

En este caso los pasos serán los contrarios a los de pasar de decúbito a sedestación.

  • En primer lugar lo colocaremos sentado en la cama, siguiendo los pasos anteriores.
  • Nos situaremos delante, y pondremos una mano a la altura de la cabeza y la otra en sus rodillas.
  • Haremos el movimiento de péndulo, inclinando su cuerpo hacia la cama a la vez que levantamos sus rodillas.
  • Una vez estirada la persona en la cama, seguiremos los pasos necesarios para ponerla en la posición deseada.

De sedestación a bipedestación

Seguiremos los mismos pasos, con alguna modificación, que en los de sedestación a sedestación.

  • Pondremos los pies del paciente lo más atrás posible. 
  • Los colocaremos justo delante del paciente.
  • Nuestras piernas quedarán ligeramente abiertas para ampliar la base de sustentación.
  • Pondremos nuestras manos en sus axilas inclinando ligeramente el cuerpo hacia delante.
  • Inclinaremos nuestro cuerpo hacia atrás a la vez que hacemos un ligero esfuerzo con los brazos hasta conseguir levantarlo.

Si el paciente tiene dificultades para aguantar la posición podemos poner nuestras rodillas contra las suyas para bloquearlas y evitar que flaqueen.

Si el paciente es muy pesado, deberíamos tener ayuda de otra persona y hacer lo mismo pero con una persona a cada lado.

Como siempre os decimos, si tenéis un familiar o persona a vuestro cargo y necesitáis ayuda profesional podéis contactar con nosotros utilizando los teléfonos, Whatsapp, formulario de contacto, mail o gestor de reservas. Uno de nuestros fisioterapeutas a domicilio acudirá y la guiará en el tratamiento más adecuado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir Chat
1
Quieres más información?
Si quieres saber más sobre Transferencias de pacientes y movilizaciones , te ayudamos!